A veces uno consigue cosas de las que estar orgulloso y se siente agradecido por ello.

Otras veces esas metas no se alcanzan, pero igualmente, hay que sentir el regalo de equivocarse, el regalo que nos permite revisarnos, aprender, mejorar y disfrutar del reto de la vida.